Articulos

Así será el turismo luego de la Pandemia Coronavirus

(Por Milu Cáceres) Al empezar la pandemia cornavirus nadie dimensionaba cuanto tiempo iba durar, sin dudas, esta crisis actual ha afectado de modo negativo todos los sectores de la economía mundial, así como el turismo. Según la Organización Mundial de Turismo (OMT) de la ONU, el turismo en el 2020 se reducirá entre un 60 y un 80%, poniendo en peligro entre 100 y 120 millones de empleos. Se trata del peor resultado desde 1950 y el fin de un crecimiento sostenido desde el 2009. “Desafíos considerables persisten, empezando por la desconocida duración de la pandemia y de las restricciones de viajes, en un contexto de recesión económica global”, advierte el organismo.


La actividad turística es una de las más perjudicadas por esta crisis, pasarán tres o cuatro años para volver a los niveles turísticos anteriores. Muchos analistas vaticinan que el turismo corporativo será el que mejor y antes se recupere, no así el turismo de grupos y de cruceros, precisamente por ese distanciamiento social que nos acompañará durante un tiempo. Los turistas volverán gradualmente a viajar, pero ahora serán más exigentes con la higienización y la seguridad alimentaria.


Es probable que durante los primeros meses veamos aviones con capacidad limitada, las debidas precauciones como tomar la temperatura, el uso de las mascarillas, gel en casi todas las terminales aéreas, dejando libres un asiento entre pasajeros. Una industria golpeada que tendrá que invertir en estas medidas de seguridad, sanitización y de limpieza. Medidas que van a encarecer los costes de estas compañías y posiblemente los precios de los billetes.


El turismo tendrá que pasar forzosamente por la sostenibilidad y la proximidad para recuperarse no sólo porque la crisis está forzando a ello sino porque las nuevas generaciones de viajeros ya son diferentes. Habrá que reducir las plazas de alojamiento y mejorar las infraestructuras. Probablemente persistirán al principio las medidas para evitar aglomeraciones y los aforos reducidos, surgirá un viajero más conservador y prudente que tendrá siempre en cuenta todos los valores de seguridad permanente.


Entre el optimismo y el temor, el sector turístico busca adaptarse a lo que muchos llaman “la nueva normalidad”. Algunas, seguramente perderán vigencia cuando esté disponible la vacuna contra el Covid-19, mientras que otras han llegado para quedarse como la digitalización de las reservas, el espacio y la desinfección en los hoteles que cumplan con las normas de bioseguridad, usar la tecnología como forma de evitar el contacto, deberán transmitir la sensación de limpieza extrema y cumplir con las medidas nuevas de seguridad sanitaria.

En cualquier caso, esta crisis ha parado el mundo, pero no las ganas de vivir y disfrutar de la vida.