Actualidad

Charlie Hebdo con un dios asesino en portada a un año de la masacre

“Un año después, el asesino sigue a la carrera”, en grandes letras blancas sobre fondo negro, donde se ve la caricatura de un dios manchado de sangre y con una ametralladora sobre su espalda. Es la portada especial de Charlie Hebdo a un año de los atentados.

“En 2006, cuando Charlie Hebdo publicó las caricaturas de Mahoma, nadie pensaba seriamente que algún día esto finalizaría en violencia (…) Veíamos a Francia como una isla laica, donde era posible dibujar, burlarse, sin preocuparse por los dogmas, por los iluminados”.

Lo anterior forma parte de la editorial escrita por Riss, señala que pese a que ellos se tomaban las cosas con cierta relajación, no así algunos grupos: “desde aquella época, muchos esperaban que alguien viniera algún día a ponernos en nuestro lugar. Sí, muchos esperaban que nos mataran”.

El director de Charlie Hebdo también señala a los “fanáticos embrutecidos por el Corán” como los principales deseosos de la muerte del semanario (o de sus responsables), sino también a “intelectuales amargados” y “periodistas envidiosos”… “ese grupo de locos y cobardes quería nuestra muerte”.

Sin embargo, parece que los malos deseos y las amenazas contra la revista no serán suficiente razón para dejar de distribuir 100.000 ejemplares semanalmente, de los cuales 10.000 se distribuyen de forma global, “todo lo que hemos vivido desde hace 23 años nos da la rabia para continuar”.

Tras el atentado, en el que murieron –entre otros– los dibujantes Charb, Cabu y Wolinski, el impreso que nació en los 1970 se ha convertido en un símbolo mundial de la libertad de expresión -tras Je Suis Charlie- y ha conseguido fondos en millones de dólares.