ActualidadArticulos

Humor o muerte: de la sátira a la tragedia, el destino de Charlie Hebdo

(Por AldoBe) El semanario Charlie Hebdo, de Francia, sufrió un atentado terrorista esta mañana. Al menos doce trabajadores de la empresa murieron -entre ellos el director de la revista Stéphane Charbonnier, alias Charb, y uno de los dibujantes, Jean Cabut, mientras otros cuatro siguen luchando por vivir. Se trata de uno de los atentados más graves que sufrió el país europeo en su historia. Hasta ahora, todo apunta a otro acto terrorista por parte de los extremistas del Estado Islámico (EI).

Fueron tres hombres encapuchados y fuertemente armados quienes entraron a la redacción del semanario a las 11.30 hora local , en pleno corazón de París, y, al grito de ““Alahu al akbar” (Dios es grande) y “vamos a vengar al profeta”, empezaron a disparar a todos los que estaban cerca, de acuerdo con las primeras informaciones que recogieron los medios internacionales.

Incluso, vecinos del lugar lograron filmar cómo asesinaban a un policía -ya herido- que realizaba guardia en la zona. Autoridades de todo el mundo se manifiestan sobre este nuevo acto terrorista, mientras que en toda Francia se abrió una intensa búsqueda para ubicar al vehículo en el que se movilizaron los que cometieron este acto criminal.

Desde 2006 que el semanario Charlie Hebdo venía soportando amenazas de parte de los extremistas islámicos luego de que esta satírica revista publicara unas caricaturas que ridiculizaban al profeta Mahoma y a sus seguidores. Por ejemplo, en la portada de una edición de ese año, salía el profeta Mahoma lamentándose de ser “amado por millones de imbéciles”. Las otras caricaturas eran reproducciones de lo que había sacado en 2005 la revista danesa Jyllands-Posten, que en su momento generó una serie de reacciones de los musulmanes contra daneses en todo el mundo, dejando en ese entonces un total de 50 muertos.

Lo ocurrido esta mañana muestra que los extremistas religiosos no olvidan. El Charlie Hebdo tenía custodia policial y su director, Charbonnier, contaba con custodio las 24 horas del día.

En 2011, el semanario volvió a resistir un ataque. Extremistas musulmanes colocaron “un cóctel molotov” en las instalaciones de la revista, que causó daños serios en gran parte de la edificación. El atentado finalmente no registró víctimas fatales, pero fue un aviso para reafirmar que los extremistas no olvidan.

Muy lejos de bajar el tono de sus publicaciones, en setiembre de 2012 el Charlie Hebdo volvió con todo en una edición especial con 12 irreverentes caricaturas contra Mahoma. Era demasiado para los musulmanes de Francia, que es, hoy por hoy, el país europeo con la mayor cantidad de practicantes musulmanes (cerca de 5 millones). Los 75.000 ejemplares que salieron de aquella edición del Charle Hebdo quedaron agotadas, mientras varios grupos musulmanes intentaban en vano -con manifestaciones y hasta recursos de amparo ante la justicia francesa- detener las publicaciones. Tras ellas, Francia se vio obligada a retirar embajadas y centros culturales de 20 países en el mundo, ante amenazas de los extremistas musulmanes.

charlie-hebdo-stephane-charbonnier

En una entrevista, que revive hoy elmundo.es con el entonces dibujante del Semanario francés, realizada en 2011, el mismo defendió su libertad de expresarse. “Había que elegir entre la libertad de expresión y la de circulación. Yo elegí la primera” dijo en esa entrevista el ahora asesinado director.

“No decidimos ser provocadores, es la mirada de los otros la que marca la diferencia. No hay discriminación. No somos más violentos con Mahoma que con los católicos, pero son unos y no otros los que reaccionan de manera más virulenta” explicaba Charbonnier, quien firmaba sus caricaturas con el seudónimo de “Charb”.

En efecto, la revista en la que trabajaba Charb se reía de todos. Antes de las elecciones presidenciales de 2012, la revista publicó en su portada una caricatura de un excremento fumable, que representaba a la candidata de la ultraderecha francesa, Frente Nacional (FN), Marine Le Pen. Justamente, tras conocerse el atentando, la propia Le Pen emitió un comunicado en nombre de las facciones de ultraderecha francesa en donde lamentaban lo ocurrido.

“Si nos planteamos la cuestión de si tenemos derecho a dibujar o no a Mahoma, de si es peligroso o no hacerlo, la cuestión que vendrá después será si podemos representar a los musulmanes en el periódico, y después nos preguntaremos si podemos sacar seres humanos… Y al final, no sacaremos nada más, y el puñado de extremistas que se agitan en el mundo y en Francia habrán ganado” dijo igualmente Charbonnier al diario El país, de España, en una entrevista en setiembre de 2012.

Charb, de 47 años, asumió como director general de la revista en enero de 2014, tras el fallecimiento del fundador y director hasta entonces del Charlie Hebdo, el escritor y periodista Francois Cavanna, cuya línea editorial de “no censura” fue seguida por Charb hasta el día de hoy.

“Humor o muerte” había declarado hace poco también Charb, en una de sus entrevistas. Dicen que cada hombre predice su destino. En twitter pidieron hacerle una caricatura ridiculizando su muerte, pues consideraron que él habría adorado eso.