Actualidad

Paraguay: Candidatos a la Presidencia utilizan actos de Gobierno como campaña electoral

Luego de las internas partidarias llevadas a cabo a fines de 2017 en Paraguay, y con los candidatos para las próximas elecciones elegidos -presidente, vicepresidente, senadores, diputados y gobernadores- la organización TEDIC realizó un seguimiento sobre casos de uso indebido de la publicidad oficial y proselitismo en actos de gobierno, teniendo en cuenta que el Código Electoral paraguayo, en su Artículo 290, establece un período máximo de 30 días para cualquier tipo de propaganda política en el marco de internas partidarias.

De los casos relevados a través de los medios de comunicación se pudo detectar que las prácticas más comunes fueron: la aparición de candidatos oficialistas en actos de gobierno (cabe mencionar que en muchos casos los mencionados candidatos no ocupaban ninguna función pública); muestras proselitistas en actos de gobierno, tales como música de la campaña, globos o indumentaria del color del partido oficialista y claras menciones a “votar por la continuidad”; carteles a favor de candidatos oficialistas en dependencias públicas; entrega de herramientas de trabajo a campesinos alineados al oficialismo financiados con fondos públicos; y reuniones políticas en establecimientos públicos.

https://www.tedic.org/uso-de-la-publicidad-oficial-desequilibrios-en-la-competencia-electoral/

Hace algunas semanas, y ante la oleada de denuncias en medios periodísticos por estas prácticas, el Presidente Horacio Cartes manifestó que los actos de gobierno se politizan porque “esto es política”.

El uso indebido de los recursos públicos es un problema cada vez más visible en América Latina, que se acentúa en los períodos electorales. La utilización de la publicidad oficial como un mecanismo alternativo de propaganda política por parte de los Gobiernos se posiciona como una de las prácticas más comunes.

Cada vez que se aproximan procesos electorales en América Latina resurgen las mismas prácticas: actos de gobierno que se confunden con expresiones partidarias y publicidades oficiales que, en lugar de comunicar e informar a la ciudadanía, se asemejan a propaganda política. Gracias a la laxitud y/o inexistencia de ciertas leyes, los oficialismos cuentan con acceso a una gran cantidad de recursos públicos que pueden utilizar de forma discrecional.

¿Quiénes son los más afectados? La publicidad oficial es un recurso público de gran concentración monetaria y que posee un alto riesgo de ser utilizado con discrecionalidad. Debido a la falta de normas en algunos casos, y por la complejidad para la definición de criterios claros y objetivos para su utilización y distribución equitativa, ese riesgo aumenta aún más en años electorales. Este límite entre lo que se considera como “público” y “privado” parece volverse cada vez más difuso suponiendo una desventaja notable para el resto de los competidores en una contienda electoral. Por ello, el control de la inversión, distribución y utilización de los fondos públicos en materia de publicidad oficial es un elemento fundamental para alcanzar una mayor transparencia en la gestión pública, a fin de evitar irregularidades en el manejo de fondos públicos, generar equidad en la competencia electoral y para garantizar el pleno ejercicio de la libertad de expresión.

Recursos Transparentes es una iniciativa regional integrada por Poder Ciudadano (Argentina), Fundación Construir (Bolivia), Fundación Ciudadanía y Desarrollo (Ecuador), Acción Ciudadana (Guatemala), TEDIC (Paraguay) y Transparencia Venezuela (Venezuela).