Conciertos

Bossa Mba’e Station: Jopará sónico con raíces de aquí y de allá

(Por David Messina) Una madrugada de fin de semana con temperatura del infierno en un bar del centro y acordes de samba que pusieron a bailar hasta a la vieja de la esquina fueron los ingredientes esenciales del último show que los Bossa Mba’e Station ofrecieron en Rockero el sábado último.

“Nunca vas a escuchar el mismo show dos veces porque esto es un proyecto en donde los músicos son los responsables directos de lo que sale sobre el escenario, cada invitado hace el sonido de Bossa Mba’e Station”, sentenciaba Giovanni Domingues, voz y guitarra de este colectivo musical cuya idea nació en Campo Grande, capital del estado brasileño de Matto Grosso del Sur, a 323 kilómetros de la frontera seca que separa a Pedro Juan Caballero de Ponta Porã.

bossa-mbae-asuncion-paraguay-musica

Y es que el sonido de esta agrupación que se materializó en manos de este brasiguayo aventurero hace un poco más de cinco años no dejó de matizarse jamás desde el aclamado festival Jopará Musical en Ypacaraí, el mismo que fue organizado por el Dr. Carlos Ayala como una alternativa para los músicos de esta ciudad del departamento central que nunca había tenido cabida en el muy promocionado Festival del Lago.

De aquel festival realizado en el 2009 y que fue copado por el talento avasallador de los músicos agremiados en la Unión de Músicos de Ypacaraí (UMY), Giovanni recuerda las circunstancias que lo llevaron a darle forma definitiva a lo que hoy conocemos bajo el nombre Bossa Mba’e Station. “Estábamos con la idea de tocar en el festival y en menos de dos semanas tuvimos que armar la banda para presentarle al Dr. Ayala lo que teníamos preparado para ese encuentro. Finalmente como éramos demasiado nuevos nos dieron el aval para tocar 3 temas esa noche y se convirtió en la revelación del festival. La gente llegó a pensar que éramos un grupo invitado extranjero”, recuerda Giovanni entre las anécdotas de la génesis de la agrupación que en este último show se presentó con el maestro Carlos Centurión en teclados, Andrés Román en bajo y Walter Rodríguez en la batería, quienes sirvieron de acople perfecto para las picantes rimas de Mc Kleina de la agrupación de rap Koa Ha’e. Además, el brasileño Paulo Tropa, baterista de la agrupación brasileña Nega Jurema llegó desde Campo Grande, Brasil para sumar su inconfundible swing a composiciones del mítico Tim Maia y otras joyas de la música negra brasileña.

Durante más de una hora de show, este seleccionado circunstancial de músicos y amigos excepcionales desparramaron mucho swing en canciones como “El Tiempo”, “Ypacaraí Mba’e” y “Vida Paralela”. Luego llegó el lisérgico y cadencioso “Não fique ácido”, la contagiosa “Pertinho de mim” y otros temas que componen este soundtrack entretejido con raíces brasiguayas regadas con abundante bossa, polka y samba en guaraní y portuñol.