ArticulosEmpresariales

Aumento significativo en la solicitud de visas EB-5 por parte de sudamericanos

Las visas EB-5 son un tipo específico de visa de inversión orientada a personas dispuestas a invertir un monto sustancial en los Estados Unidos. El inversionista puede traer a sus dependientes a los Estados Unidos para administrar la inversión, la cual debe crear empleo de tiempo completo para al menos 10 trabajadores estadounidenses. A cambio de la inversión de $500.000 o $1.000.000, el inversionista recibirá un estado de residente permanente, y eventualmente será elegible para la ciudadanía. Por este motivo, la visa EB-5 con frecuencia es llamada la visa de “boleto dorado”.

La EB-5 es una opción atractiva para muchos emprendedores porque no solo permite el potencial de una inversión estadounidense lucrativa, sino que también generalmente conduce a la ciudadanía estadounidense. Por lo tanto, no es de sorprender que haya habido un incremento significativo en la cantidad de visas EB-5 otorgadas, en particular a inversores de Sudamérica.

Los paraguayos interesados en obtener este tipo de visa deben cumplir con los mismos requisitos que cualquier otro ciudadano sudamericano. Los formularios y documentos a presentar dependen no tanto del país de origen del inversor sino del origen de los fondos a invertir. La sede diplomática de Estados Unidos en Asunción es un buen lugar donde obtener información general sobre los requisitos específicos para obtener la visa EB-5 y sus particularidades.

Un abogado especializado en inmigración es la opción ideal puede ofrecerle asesoramiento personalizado y guiarlo en el proceso. Completar los formularios y juntar toda la documentación necesaria no siempre es sencillo y enviar información incorrecta o incompleta no sólo atrasa el proceso sino que puede complicarlo.

En 2016, el Departamento de Estado de los Estados Unidos informó que hubo cerca del doble de visas de inversión emitidas a inversionistas sudamericanos que en el 2015. Las 412 visas de inversión emitidas en 2016, comparadas con las 207 emitidas en 2015, fueron principalmente otorgadas a emprendedores de dos países: Brasil y Venezuela. El incremento en las visas de inversor es resultado del caos político y económico en estos países, así como un enfoque mayor en alentar a los inversores de Sudamérica a solicitar visas EB-5.

Brasil tuvo un aumento marcado en la cantidad de visas EB-5 emitidas en 2016, cuadruplicando el total otorgado anteriormente. Esto probablemente se debe a los escándalos gubernamentales que han sacudido a ese país, causando una crisis económica y una disparada ola de violencia. En respuesta, muchos brasileños ricos están buscando invertir su dinero en un lugar más seguro. Una visa de inversión EB-5 da a los brasileños la oportunidad, no solo de escapar de la agitación política en casa, también de tomar una decisión financiera sensata.

Del mismo modo, Venezuela está experimentando un caos político y una grave inestabilidad económica. Con una inflación rápida, la devaluación de la moneda es un temor verdadero para muchos venezolanos. Esto ha llevado a un repunte en la cantidad de solicitudes de visa de inversión EB-5, esto se debe a que los crímenes violentos siguen aumentando a lo largo del país y las protestas políticas en curso llevan a choques con las fuerzas gubernamentales encargadas de la seguridad.

Paradójicamente, la elección de Donald Trump ha causado que algunos inversores no se acerquen a los Estados Unidos, a la vez que ha empujado a otros a solicitar una visa. México ha visto una disminución drástica en la cantidad de visas EB-5 emitidas desde la elección de Trump. Solo 57 de tales visas fueron emitidas en 2016, el nivel más bajo desde 2011. Esto probablemente sea un asunto de orgullo nacional, ya que el presidente Trump ha atacado directamente a México más que a cualquier otro país en América Latina. Es comprensible que sean pocos los mexicanos que deseen invertir en los Estados Unidos después de que su presidente haya despreciado repetidamente a su país y su gente. Al mismo tiempo, otros emprendedores vieron la elección como una señal para seguir adelante con su plan de inmigración. Con la retórica anti-inmigratoria del presidente Trump, el futuro incierto de la política inmigratoria estadounidense, algunos inversores consideraron que tenía sentido obtener una visa EB-5 lo antes posible para cubrirse contra los cambios en la política. Esto ocurre particularmente para los sudamericanos que ya están viviendo en los Estados Unidos que deseaban asegurarse una residencia permanente, y eventualmente la ciudadanía, a través de la visa EB-5.

Tradicionalmente, los inversores chinos han sido los mayores beneficiarios de las visas de inversor EB-5. A medida que la economía global cambia, se han hecho mayores iniciativas para educar a los inversores sudamericanos acerca de los programas de inversión EB-5. El tipo de inversión disponible con frecuencia para las visas EB-5, tales como proyectos de bienes raíces, a menudo son atractivos para los inversores sudamericanos. Combinado con la capacidad de obtener la residencia permanente y ciudadanía para ellos mismos y sus dependientes, es fácil entender por qué muchos inversionistas sudamericanos son atraídos por la visa EB-5.

En tiempos de incertidumbre política y económica, una visa de inversionista EB-5 puede ser una manera de realizar una inversión financiera sensata, a la vez que garantiza la seguridad de su familia a través de una residencia permanente y eventual ciudadanía en los Estados Unidos. Dadas las ventajas del programa de visas de inversores EB-5, para cualquier emprendedor sudamericano, bien vale la pena considerar esta opción.


Autor: Dr. Carlos Colombo. Socio fundador de la firma de abogados Colombo & Hurd, PL, en la cual lidera las prácticas de derecho corporativo, internacional e inmigración. Ayuda a individuos en la obtención de visas temporales y estatus de residente permanente en una variedad de categorías de visas. Contacto: [email protected]