Actualidad

Atentado en Florida: nuevamente el odio

El presidente estadounidense condenó este domingo como un “acto de terror y odio” el peor tiroteo en la historia de EEUU, que causó la muerte de 50 personas en una discoteca gay en Florida (sur), informa AFP.

Obama expresó su consternación ante la “horrible masacre” y dijo que, aunque la investigación está en fase preliminar, “sabemos lo suficiente para decir que esto fue un acto de terror y de odio”. “El FBI apropiadamente está investigando esto como un acto de terrorismo”, señaló el mandatario, al leer un breve comunicado en la Casa Blanca.

Pero Obama también llamó a no caer en desesperación, al decir que “ningún acto de terror u odio puede cambiar lo que somos”. El mandatario ordenó el izado de banderas a media asta en todos los edificios federales en honor a los 50 muertos y 53 heridos que dejó el ataque. Las autoridades no confirmaron oficialmente la identidad del atacante, presentado por los medios como Omar Mateen, un ciudadano estadounidense de origen afgano, de 29 años, que vivía en Florida.

[title]Yo quería celebrar mi cumpleaños[/title]

(André M, en facebook)  Estaba con mis amigos y mi novio para celebrar mis 24 años, habíamos esperado ese día por semanas. Era noche latina y estábamos dispuesto a bailar demasiado.

Estábamos riéndonos, tomando unos tragos y bailando unas canciones de Gloria Trevi, nos tomamos muchas fotos para que queden como recuerdo de esa gran noche de celebración. Es mi cumpleaños.

Mi novio me dio un beso y me dijo cuanto me amaba, en ese instante con la música muy alta empecé a ver a personas que dejaron de bailar y corrían hacia un lado del bar. Yo no entendía qué estaba pasando, ¿por qué están corriendo con rostros de miedo? ¿a que le temen? Es mi cumpleaños.

Volteé para ver que estaba pasando y habían persona que estaba gritando y llorando, mientras otras caían ensangrentadas al piso muy rápido, todo estaba pasando tan rápido que yo seguía sin entender. Escuché la voz de mi novio gritar mi nombre, y en ese momento empecé a sentir mi pecho caliente y con un poco de dolor, de fondo solo escuchaba gritos de dolor mientras la música sonaba y mi cuerpo iba cayendo al piso.

Caí al piso y vi cerca a mi el rostro de una chica, con los ojos abiertos, estaba muerta. Me dolía el pecho, y lloraba porque empecé a entender qué estaba pasando, me dolía y lloraba al darme cuenta que estaba muriendo a los 24 años por culpa de una persona, me dolía y lloraba en mis últimos minutos al ver a esa joven muerta a mi lado, me dolía y lloraba al pensar en mi madre cuando se enteré que yo estaba muerto, que estaba muerto después de haberme saludado por mi cumpleaños, me dolía y lloraba al pensar que mi novio y mis amigos podían estar muertos en mi cumpleaños.

Me dolió y lloré al saber que éramos 50 personas que estábamos siendo asesinadas, no por una persona, sino por la sociedad, por los países, por los gobernantes, por todas estas personas indiferentes, por su homofobia. Todos nos estaban matando, nos estaban asesinando, sin importarles nada. Y lloró aun más al saber que fuimos 50 hoy pero mañana la lista seguirá creciendo y nadie dirá nada.