Tecnologia

Apple y su asesinato más Pro

Apple, con las nuevas MacBooks, en el Town Hall de Cupertino. Así me jugaría a adivinar quién fue el asesino del botón de escape, las entradas de HDMI, USB, VGA, la marca Air botón de inicio, los password y por qué no decir que la TV. Hubo sangre en el “Hello again“ de ayer, pero por sobre todo, se renovaron las MacBooks al ritmo de la innovación.

Aunque el evento inició con datos de iOS 10, que ya está en el 60 % de los dispositivos y fue comparado con el Android Nougat que solo está en el 19 % de los teléfonos Android, tirando limón a la herida de la fragmentación en el sistema operativo de Google, el evento siguió con la bienvenida de una nueva app, TV y el debut de las nuevas MacBooks Pro.

Apple volvió a innovar, como lo hizo en su evento pasado. Era de esperarse, ya que la MacBooks tienen años de permanecer en silencio. Con esto, Apple busca repuntar las ventas para no cerrar el año con pérdidas y equilibrar la empresa en el balance final de innovación y resultados económicos.

[title]TV[/title]

Dicen por ahí que el proyecto más codiciado por Jobs antes de su muerte era la de hacer una TV más intuitiva y práctica. Con la presentación de la nueva App se está dando el paso. Nunca sabremos si es la que imaginaba el fundador de Apple, pero de que sus herederos lo están intentando, lo están intentando.

Aunque se parezca mucho a Netflix en la interfaz, el nuevo software de Apple está integrado a Siri, que tiene el respaldo del ecosistema para lograr un funcionamiento pleno. Esta nueva herramienta tiene alianzas con canales como ESPM, Fox, HBO, CBS, etc para verlos en vivo y también se puede ver series y películas.

La nueva TV está disponible solo para Estados Unidos por el momento, pero como siempre, no debe tardar tanto en llegar a Europa, Asia y Latinoamérica. Es un buen paso hacia una televisión más cómoda y simple de usar, pero aún queda esa duda de si esta era la visión de Steve Jobs para su proyecto mimado.

[title]Solo Pro.[/title]

El plato fuerte estuvo en las nuevas MacBooks, que confirmaron la ida de la gama Air por donde vinieron, por un sobre. Todo fanático de Apple recordará que Jobs había sacado de un sobre la primera MacBook Air en el año 2008, es en el 2016 que Tim Cook la vuelve a meter en uno y va directo al baúl de los recuerdos.

Pero para que no extrañen tanto a esa gama, Tim Cook deja una MacBook Pro de 13 pulgadas muy similar en diseño a la Air. En el fondo, solo cambia de nombre, por lo que el mercado que usaba la Air no tiene mucho de qué quejarse, a no ser por el nombre. Pero esto solo fue el más flojo de los dispositivos presentados a esta opción económica acompañan dos verdaderas bestias de la innovación.

La MacBook Pro de 13 con Touch Bar y la Pro de 15 son otra muestra de que en la era Cook si se puede innovar. Estos nuevos productos matan mucho de hardware que venimos manejando hace años, siguiendo la filosofía de Apple de matar cables, aunque por el momento nos hagan llenar la mochila de adaptadores.

Con 4 puertos en lugar de 2 o 1 como se rumoreaba, los cuales, manteniendo la filosofía de nombres, no los llama USB-C, los llama Thunderbolt 3 con un pase de 40 Gb por segundo, 100 % de su anterior generación, con lo que presume ser el más potente que existe. Con todo esto, las entradas HDMI, VGA o USB que todos conocemos, no son compatibles de forma directa con las nuevas MacBooks, las cuales confirman la tendencia de Apple a pasarse de pleno al USB-C, perdón, al Thunderbolt 3.

También el Trackpad está más gordito, está el doble de ancho que las versiones pasadas, lo cual es bueno, ya que los usuarios de MacBooks por lo general se sienten cómodos con el trackpad, tanto que la mayoría no se queja ni comprar el Magic Mouse a la hora de usar uno de estos equipos. Al ver un trackpad más grande y estar rondando por ahí el silenciosa Pencil, no se puede descartar que más adelante, este trackpad sea muy amigo del olvidado accesorio que está enfocado más a un nicho que al mercado global, cosa rara de la era Cook.

[title]Touch Bar[/title]

Las fotos y los aplausos, así como la presentación en sí, giró en torno a la nueva pantalla que Apple incluyó en la parte superior del teclado. Es el verdadero empuje de innovación para la compañía de Cupertino. Desde emojis y notificaciones de redes sociales o llamadas, hasta el famoso botón de Escape (esc) están condensados en esta barra editable y que actúa como un trackpad en ciertas ocasiones.

Esto se filtró a solo 3 días del evento, con lo cual, no se dio tiempo a los analistas de imaginar funciones, tal vez por eso, en el momento de la presentación fue algo que dejó con la boca abierta a muchos. Lo único que se logró adivinar fue las funciones del Touch ID y de pago vía Apple Pay. Con esto, muere el botón de arranque, esc y los passwords como lo conocíamos, es un paso para ver hacia dónde apunta Apple como compañía.

El detalle de la muerte de los passwords sigue la filosofía de Apple. Apple no lucra con datos de la forma en que lo hace Google o Facebook, es más cuidadoso y sin dudas, el desbloqueo vía Touch ID es un gran paso a favor de esa forma de ver la tecnología, de esa forma de ver el futuro.

[title]Dos consecutivas[/title]

En una Keynote donde el diseño es la estrella, las palabras del heredero de Jobs, Jony Ive, puede resumir todo. ¡Silencio! escuchemos a Ive hablar de la MacBook Pro, con ustedes, el heredero.

Ya son dos presentaciones consecutivas que Apple no defrauda y por lo menos deja la sensación de innovación. Esto es clave para ir confirmando que la era de Cook se está alejando de la era Jobs y está olvidando a ese fundador con su propia medicina, la innovación.