Tecnologia

Steve Jobs ahora está muerto

No es 2011 y no resucitó para volver a morir. Steve Jobs vivió en Apple como un fantasma que surgía después de cada keynote en forma de “Apple no es lo mismo”, “Apple ya no innova como antes” o “En la época de Jobs era otra la historia”. Esto murió en la presentación del iPhone 7 de ayer.

Steve Jobs tenía acostumbrado al mundo aficionado a la tecnología a excelentes presentaciones. Fans o no de Apple, cada presentación de Jobs era vista por simpatizantes y detractores del polémico personaje. Para tirar ejemplos aleatorios, sus presentaciones incluían ataúdes o sobres de correos. Más o menos a esto tenía acostumbrado Jobs.

Esto se extrañaba de Apple, hasta ayer. Desde 2011 que Jobs no pisa el escenario de una keynote, siempre se lo lloraba. El #AppleEvent que se vio ayer tuvo en la previa una carga emotiva por el iPhone 7, pero su versión Plus y el Apple Watch Series 2 fueron los que se robaron el show que orquestaron Tim Cook, Shigeru Miyamoto y todo el equipo de Apple.

Run
El evento comenzó con la corrida de un clásico, Super Mario. Con la presencia de Shigeru Miyamoto, CEO de Nintendo, en el escenario esto comenzaba a ser épico. La colaboración entre estos dos gigantes de la industria tecnológica trajo como resultado Super Mario Run, el primer videojuego oficial de Nintendo para iOS.

bill-gates-mac-worldHay que pensar un poco en la aparición de este genio de la industria de los videojuegos en el escenario de una keynote. Qué mejor manera de empezar a publicitar alianzas que tomar a Nintendo, representado por uno de sus íconos humanos como es Miyamoto y otro virtual como es Mario. Un primer golpe que recuerda la llamada de Jobs a Bill Gates para anunciar iTunes para Windows.

A esto continuó la presentación de Pokemón Go para Apple Watch y por sobre todo, quedó esa magia que solo una unión entre Nintendo y Apple puede crear. ¿Qué se viene después? ¿Zelda? ¿Más de Mario? ¿Qué otro Pokemón veremos en ecosistemas de Apple? Las dudas están, hay miles de preguntas que pueden surgir, pero la magia queda.

Watch, no gadget
El Apple Watch no se compara con sus pares tech y así fue desde que fue lanzado. Uno de los primeros datos que Tim Cook lanzó fue que el Apple Watch ocupaba el segundo lugar en venta de relojes a nivel mundial, solo superado por Rolex. Apple ya no compite contra smartwatches, compite contra los clásicos vendedores de relojes del mundo. Es un cambio de paradigma que supo meter Tim Cook desde que asumió el cargo de CEO en Cupertino.

Es sin dudas una visión distinta a la de Jobs, pero correcta, Apple ya no es una marca de tecnología, es una marca global que no juega solo al nicho tecnológico.

Con esa visión, el Apple Watch se llevó la mejor presentación del evento. Se trata de algo revolucionarios al ser inmune al polvo y al agua, destacando este último detalle, ya que el Watch puede ser sumergido 50 metros bajo agua. La colaboración con Nike y Nintendo fueron ideales para potenciar las nuevas virtudes y cerrar el círculo dando una autonomía mayor al producto con el GPS y otros detalles.

Pero lo más destacado fueron los videos que graficaron el producto. En cierto momento se mostró unas máquinas que hacían girar el Apple Watch a cierta velocidad dentro y fuera del agua, una muestra digna de Jobs, fue el nuevo sobre de aquella MacBook Air, fue una genialidad análoga a la del 2010, pero al estilo Tim Cook.

Auriculares que vuelan
Se cortaron los cables de los auriculares de Apple. Parece algo simple, uno corta y listo. Pero al entrar al ecosistema la cosas cambia, la cosa se pone interesante. Esto no es solo un corte, es un rediseño total de hardware en Apple. Todo se adapta al accesorio, no el accesorio al equipo como se tiene acostumbrado.

Se cambia la fórmula. Todos los equipos de Apple se agachan ante este accesorio y al igual que el disquete, el CD y el USB, se muere la entrada jack. Un clásico que Jobs se cansó de hacer, matar entradas, hoy Tim Cook lo hizo y tomó su tiempo, pero lo hizo de forma magistral, acorde a esa filosofía de Apple que reza: “Mientras menos cables, mejor”. Es una de las decisiones más geniales de la administración de Cook, que sin dudas quedará en la historia, no por el corte, sino por la fórmula invertida.

Pero pasando al lado técnico, el más difícil de comunicar, hay que halagar toda la tecnología que está atrás: chip inalámbrico dedicado, acelerómetro, micrófono y sensores hápticos, etc. Se sabe que Apple no fue la primera empresa en realizar este tipo de auriculares, pero es la primera que pone enfrente a un accesorio y modifica incluso su producto estrella, el iPhone.

No es de extrañar que en adelante desaparezcan los puertos para auriculares de las MacBooks, iPads, etc. Sin duda es admirable y tal vez haga pensar que esa fórmula de adaptar productos a accesorios sea el nuevo camino o no, solo los siguiente eventos tecnológicos lo dirán.

Un Plus
Para este evento, el iPhone fue un extra. No fue la figura principal, no fue el centro del evento y aunque todos lo rumores filtrados fueron confirmados, el iPhone destacó en ciertos puntos. La muerte de la entrada jack, la doble cámara y otros detalles acompañaron todo el show.

apple-iphone-7-plus
El iPhone 7 será resistente al agua y el iPhone 7 Plus contará con una cámara dual.

Si se puede destacar algo en forma individual, eso sería el iPhone 7 Plus de 256 GB. Una verdadera máquina que aunque se tenga el iPhone 6 Plus, se podría pensar en cambiarlo por la última versión. Apple lanzó el mejor smartphone del mercado lejos que complementado con los demás accesorios, es una verdadera joya en cuanto a diseño y todo lo que respecta a prestaciones del mercado actual.

Apple no extrañó a Steve Jobs en esta keynote. Se puede decir que por fin se ha superado la era Jobs y puede descansar en paz. Habría que ver cómo continúa la historia en futuras presentaciones. Todo indica que de esta presentación en adelante Apple será una nueva empresa que deja atrás un fantasma y con mucha tristeza, pero con mucho alivio puede decir ¡Adiós Steve Jobs!