Actualidad

Adolescente sobreviviente de violación dio a luz en Paraguay

La niña-mamá de 11 años de edad a dado a luz hace contados días. “Un trágico recordatorio de la necesidad urgente de que Paraguay revoque su estricta ley anti-aborto” afirman desde Amnistía Internacional.

“Nos complace saber que tanto ‘Mainumby’ como la recién nacida están en buena salud pero ‘Mainumby’ tiene suerte de estar viva. Solo el tiempo dirá la extensión de las consecuencias físicas y psicológicas de su terrible experiencia,” dijo Erika Guevara-Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional.

[quote cite=’Guadalupe Marengo, directora adjunta del Programa para América de Amnistía ‘ align=’left’]El mundo observa a Paraguay. Pedimos a las autoridades de este país que den una muestra de humanidad y respeten la integridad de esta niña. Cualquier otra cosa sería una clara infracción del derecho internacional de los derechos humanos y una violación de los derechos de esta pequeña.[/quote]“El hecho de que ‘Mainumby’ no ha muerto no es una excusa para las violaciones a los derechos humanos que ha sufrido a manos de las autoridades Paraguayas, que decidieron jugar con su salud, vida e integridad a pesar de la enorme evidencia de que su embarazo era extremadamente riesgoso y a pesar de que es una niña víctima de violación.”
“La trágica historia de esta niña ilustra lo que está mal en cuanto a los derechos humanos de mujeres y niñas pobres y marginalizadas en Paraguay. Desde el hecho de que las quejas de su madre fueron ignoradas por semanas hasta la negación del tratamiento para proteger su vida. Es pavoroso que su historia continuará repitiéndose a no ser que Paraguay haga más para proteger a las víctimas de violencia sexual, despenalice el aborto y garantice la disponibilidad de anticonceptivos modernos y acceso a información sobre derechos sexuales y reproductivos.”

“Esta niña ya ha sufrido demasiado por el abuso sexual al que fue sometida y el embarazo que fue resultado de la violación. Las autoridades en Paraguay deben asegurarse que tenga acceso a todos los servicios de salud que necesite y que pueda continuar con su educación y que su familia inmediata reciba todo el apoyo psicológico, económico y social que necesiten, según lo deseen.”

La Organización Mundial de la Salud ha declarado que el embarazo en adolescentes es peligroso, y que en Latinoamérica el riesgo de muerte materna es cuatro veces más alto en adolescentes menores de 16 años que en mujeres de más de 20.