Conciertos

The Magic Numbers y su show en Asunción hecho magia

El cuarteto británico The Magic Numbers visitó por segunda vez el país, presentándose en Kilkenny Irish Pub el pasado 14 de noviembre en un show íntimo y ameno, cargado de magia.

Con poco más de 10 años de carrera, este doble par de hermanos conformados por Romeo Stodart en voces y guitarras, Michele Stodart en el bajo, Angela Gannon en teclados y percusión y Sean Gannon en batería, supo encontrarse con su público y un puñado de fans que no logró abarrotar el pub asunceno, pero sí llegar a sus corazones.

La voz, la guitarra y la simpleza de Romeo Stodart fueron suficientes para convencer al público. Foto: Male Bogado.

The Magic Numbers llegó con un doble objetivo, promocionar su último trabajo discográfico lanzado este año, Outsiders, y rememorar aquel comienzo del 2000 en donde enamoraban y se ganaban seguidores con su álbum debut, del que se desprenderían varios hits.

Michele Stodart, hermana de Romeo, además de tocar el bajo acompaña en voces. Foto: Male Bogado.

Así abrían el show con el primer track de Outsiders, «Shotgun Wedding», una gran canción de apertura para dar lugar a una fiesta íntima. Para no bajar el ritmo le seguía «Forever Lost», casi un himno de su álbum homónimo. Sonaron además canciones como «Ride Against the Wind», «Wayward», «Sing Me a Rebel Song»; y para no dejar de lado el resto de su discografía, deleitaron con «Take a Chance», «Shot in the Dark», «The Pulse» y «Throwing My Heart Away».

El integrante silencioso que marca los tiempos es Sean Gannon en batería, hermano de Angela. Foto: Male Bogado.

La energía que se sentía era recíproca, y eso se notó bastante en cada uno de los cuatro integrantes en ese pequeño escenario, sobre todo de parte de Romeo, el vocalista, muy agradecido de escuchar sus canciones siendo coreadas en un lugar al que capaz no imaginaron llegar jamás. El show transcurrió en un ambiente completamente tranquilo, viéndose brevemente interrumpido para cantar cumpleaños feliz a una persona del público, iniciado por la banda misma; y también para interpretar temas a pedido de los fans, saliendo un poco del guión e improvisando algún setlist preparado.

Uno de los momentos más sublimes lo dio “I See You, You See Me”, tema interpretado a dúo entre Romeo y Angela, quien le da el toque justo de dulzura y emotividad a esta balada. Otros de los momentos clave fueron protagonizados por «The Mule», «Love Me Like You» y el cierre con «Mornings Eleven», donde el éxtasis máximo se hacía presente para dejar una impronta en la memoria tanto del público como de la banda, todos en la misma sintonía.

Angela Gannon, la voz que sólo fue opacada por los aplausos, se encarga de los teclados, pandereta, melódica y más. Foto: Male Bogado.

De esta manera The Magic Numbers dejaba el escenario, con un memorable show de casi dos horas que parecieron menos. Una calidad de músicos y seres humanos que se llevaron una buena impresión de un pequeño público que fue solamente a verlos tocar de cerca sin intermediarios; un tipo de show con artistas internacionales que deberían darse más seguido.