ActualidadArticulos

¿Qué pasa en las cárceles según índice de ocupación?

(Por Camila Serena R.K.) El sistema penitenciario paraguayo se encuentra  sobrepoblado tanto la cárcel de hombres, mujeres y adolescentes. Las  condiciones de alojamiento de las personas privadas de libertad, las que por un lado han pasado por alto la ley, hoy se encuentran siendo parte del fenómeno de una situación de hacinamiento y violaciones de derechos humanos.

El altísimo número de personas privadas de libertad sin condena, corresponde desvalorización de la cárcel como sistema de restitución social, esta ligado al abuso de la  prisión preventiva y el alto grado de morosidad judicial en la resolución de las causas penales.

Estos datos oficiales provienen del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, presentó “Pabellón la bronca – Índice de ocupación de Instituciones de Privación de Libertad de la República del Paraguay”. El trabajo de campo del equipo técnico de docentes y estudiantes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Arte (FADA) de la Universidad Nacional de Asunción (UNA).

El convenio de cooperación interinstitucional entre el MNP y la FADA, demostró con este trabajo que existe una super población en las cárceles del país.

El sistema alberga tres veces más personas de lo que su capacidad real le permite. Si tenemos en cuenta los estándares internacionales que se establecen como mínimo por persona privada de su libertad. 

El sistema penitenciario paraguayo dispone de 4.310 plazas formales en los establecimientos para hombres y mujeres. 

Esta situación determina que el sistema penitenciario actual presenta una tasa de ocupación del 337,7% .

En el caso de los centros educativos para adolescentes infractores, sufren una sobrepoblación penitenciaria, porque hay más personas privadas de libertad que la capacidad establecida para una prisión o para la totalidad del sistema. El trabajo también manifiesta que coexiste por una parte un grado 107,5% de hacinamiento y  por  otro,  la  existencia  de  espacios  ociosos  sin mantenimiento. 

La problemática se hace más grave ya que queda demostrado que la capacidad real de las penitenciarías para alojar mujeres es cero, debido a los espacios habilitados que debían y deben cumplir otras funciones en los penales, sin embargo, allí se alojan 254 mujeres privadas de libertad.

Queda demostrado que el  sistema  penitenciario  es precario e informal,  no  cumplen  con los  requisitos de habitabilidad digna, debido a las constantes violaciones de derechos humanos hacía las personas privadas  de  libertad.