ConciertosDestacados

Energía y potencia fueron las claves del Kilkfest 2018

El Kilkfest viene realizándose cada dos años, renovando su propuesta para un público ya ganado este 2018: el rock y la electrónica-pop, testimonio de esto las 14 mil personas que se hicieron parte en el Espacio Idesa dispuesto por la productora G5Pro. Dicho espacio, va quedando como una especie de emblema en muy poco tiempo, atrayendo tanto público local como regional, recordando que también dio lugar a megaeventos como el Asuncionico.

La oleada musical llegando al predio conciertero se vivía cuadras antes, tanto con carritos que servían refrigerio a quienes caminaban hacia el acceso como las banderas colgadas alrededor de las rejas con logos de las bandas locales e internacionales que darían la nota en una noche fresca entre Asunción y Luque.

Romper el hielo para dar inicio a cualquier festival, sea en un interplay de algún Colegio, alguna plaza, o algún instituto, todavía genera escalofríos en todos quienes se lanzan al mundo artístico, en lo musical la agrupación Nine Bits enfrentó eso con altura, ya que manejaron el escenario sin achicarse ante una cartelera donde los invitados internacionales brillan con discos de oro, platino, EMMYs y más premiaciones. Liderada la banda por Andrea Montanaro y con alta influencia estética dejaron en claro que la escena indie no sólo esta en repunte constante sino que, sobre todo, está presente en todos los escenarios importantes a nivel global, renovando así los sonidos de las cosmópolis de hits digitales entre tanto mundo del playlist automatizado.

Fotografía: facebook.com/kilkfest

Entrada la tarde noche todo los presentes se iban agrandando como una masa a lo largo y ancho del recinto, desafiando a la luz del sol, la luna, y fuegos de artificios, con los cuerpos de decenas de miles jóvenes que solamente apuntaban al escenario en una especie de religión musical, donde las tablas iluminadas por enormes faros de colores y parlantes súper potenciados los uniría con sus dioses de la música. Seguía el show con La Siega Roots en una propuesta más que original, para su reggae anclado a raíces que cortan los mejores tiempos del género continuando la historia en un país como el nuestro en el medio de Sudamérica, evangelizando con la promesa divina de la paz y el amor a lo que nos rodea, sentimientos y futuros muy bien transmitidos por la agrupación durante todo su show, que entre rastas y buenos sonidos presentaron temas de autoría propia como «Voy».

Fotografía: facebook.com/kilkfest

Cabe hacer un paréntesis para lo que se venía después con Villagrán Bolaños y RBS. Generacionalmente, integrantes de ambos grupos musicales crecieron con la influencia de la tv MTV de RHCP, Madonna, Molotov, Nirvana, la tele que transmitía música, algo que se ve como retro, siendo que pasaron apenas dos décadas. Tanto Miky Merlo, como Andy S., apropiados de esa influencia se tragaron a toda la masa que copó el Espacio Idesa sin vaselina, presentando tracks de sus álbums Sonidos Siderales y La Nube. Pt. 1.

Fotografía: facebook.com/kilkfest

Ver crecer a estos chicos grandes, hoy día con sonidos óptimos y producción artística de nivel A, reflejan en el público sudor del cuerpo, despegar los pies del piso, mover la cabeza y hasta cantar hits que posicionaron con esfuerzo, mucho tiempo, sobre todo energía y corazón, tal cual el show que dieron. Posiblemente, dan la mejor cara del rock paraguayo actual, desde la co-producción internacional de álbums, como puestas escénicas ya seguras un tanto atléticas, y consiguiendo lo que otra generación de músicos no pudo, disfrutar de su público masivo tanto como el público disfruta de ellos, para afianzar así una escena que sólo va en ascenso constante.

Fotografía: facebook.com/kilkfest

Ya sea con la pareja, grupo de amigos, algunos de pie, otros sentados y otros tanto de la cabeza, todos al baile, otros a las corridas, siendo Molotov muy beneficiada de ese clímax que dejaron las bandas paraguayas para abrir el telón de la parte final, donde el primer acto era de los mexicanos, que al saludo de chinga tu madre abrían un abanico de hits pertenecientes a álbums históricos como el multipremiado ¿Dónde jugarán las niñas?.

Fotografía: Male Bogado.
Fotografía: facebook.com/kilkfest

La agrupación conformada por Micky Huidobro, Tito Fuentes, Randy Ebright y Paco Ayala, literalmente rompieron ecualizadores en «Voto Latino» y «Rastamandita» donde no sólo impregnaron de potencia a la noche estrellada, sino que aprovecharon cada momento que tenían para mandar a la «chingada» a cualquier gobierno actual, sabiendo que Latinoamerica está en medio de un caldo hirviente de divisiones sociales a costa de los que más tienen por quienes menos tienen, en derecho y forma, bueno, la forma la dejaron para después, chinga tú, chingo yo, chinga…

Fotografía: Male Bogado.

Por ahí, dicen que las madrugadas son especiales para la contemplación, ante tanta calma en rededor, solamente la música podría contemplarse sobre las almas no tan quietas que daban la bienvenida con silbidos y aplausos a Kapranos y Franz Ferdinand, mismos que dieron ese empujón hace casi una década a los festivales internacionales producidos en Paraguay. Volvieron ante un público más afianzado en cultura musical, en un país donde no cualquiera llega al sueldo mínimo es todo un logro de una industria musical creciente que la gente compre tickets adelantados para un concierto, mejor dicho, un concierto de rock.

Fotografía: Male Bogado.

Franz Ferdinand retornó con la gira perteneciente al disco Always Ascending, con el cual se encuentran de tour por todo el mundo. Obviamente, Kapranos hizo unas clases de guaraní y algunas otras clases de magia artística, ya que arrancó con un «Mbaeichapa» (¿Cómo están?), fulminando a todos con las despedidas en «Take me out» y «This Fire».

Fotografía: Male Bogado.
Fotografía: Male Bogado.
Fotografía: facebook.com/kilkfest

La pantalla multicolor gigante mostraba imágenes de un futuro caóticamente colorido, como el show de DJs que cerraba la jornada conciertera, con fuegos de artificio iluminando los cielos, ojos, y selfies, el turno de The Chainsmokers fue a puro hit y sin pausa, haciendo saltar a todos con «Dont Let Me Down» y «Closer», hits que encabezaron el ranking dance de Billboard y que se apropiaron de los cuerpos presentes en espacio Idesa.

El Kilkfest viene realizándose cada dos años: en el 2014, se habían presentado a grupos como Capital Cities, Icona Pop; en el 2016 estuvieron Kaiser Chiefs, Skank, The Ocean Blue; este 2018 el festival también trajo artistas de calibre mundial, mismos que seguirán resonando entre las mejores propuestas de shows internacionales que desembarcaron en Paraguay.