Articulos

El Acuerdo de Escazú no hará que abortes ni volverá gays a tus hijos

Edmundo Valenzuela emitió serias desinformaciones sobre un tema que nos compete a todos como habitantes del planeta Tierra: el medio ambiente, tema eje en el Acuerdo de Escazú, si no entendés bien qué es exactamente, te dejamos la síntesis de ElSurti. Este acuerdo nada tiene que ver con las declaraciones del arzobispo.

El Acuerdo de Escazú es un Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe firmado en Escazú, Costa Rica, en marzo de 2018. Paraguay lo firmó junto a otros 21 países de la región.

¿Por qué es importante?

Es el primer tratado de la región sobre asuntos ambientales y el primero del mundo que tiene disposiciones sobre los defensores del ambiente. Es decir, es un instrumento –no el definitivo ni el único necesario– para luchar contra la crisis climática.

¿Qué exactamente firmó Paraguay?

El Acuerdo esencialmente busca garantizar tres cosas. Primero, obliga a los Estados a otorgar a la ciudadanía información accesible y transparente acerca de las decisiones que toma sobre el medio ambiente. Por ejemplo, en Paraguay sería el acceso de manera más sencilla a quienes violan las licencias ambientales de propiedades en el Chaco. También obliga a elaborar informes sobre la situación del ambiente en el país. Esto permitiría a la ciudadanía controlar la gestión ambiental del país.

Segundo, busca garantizar la participación de la ciudadanía en esas decisiones ambientales que pueden afectarles, como en casos de contaminación de arroyos. También, en el caso de denuncias de posibles delitos ambientales, existan los mecanismos judiciales para denunciar de manera sencilla, accesible y sin costos prohibitivos o burocracia. Este es un problema grave actualmente: por ejemplo, en las denuncias de comunidades campesinas de violación de leyes ambientales con fumigaciones, como el caso Yerutí que terminó en una condena por parte de la ONU contra el Estado paraguayo.

Por último, es el primer acuerdo del mundo que tiene disposiciones sobre los defensores del ambiente. Obliga a los Estados a garantizar la libertad de expresión y la vida de aquellas personas que en lugares vulnerables denuncian delitos ambientales. De cada diez defensores de la tierra y el ambiente asesinados en 2016, seis eran de Latinoamérica. En 2018, el guardabosque Rumildo Toledo fue asesinado en la Reserva de Tapytá, Caaguazú, presuntamente por cazadores. En Capiibary, 4 madres campesinas fueron perseguidas por oponerse a fumigaciones ilegales.