Noticias

Bolsonaro contra la filosofía y carreras humanísticas

Adeus a humanidades dice Bolsonaro desde su cuenta de twitter, el Presidente brasilero una vez más en boca de todos y esta vez por haber defendido la propuesta del Ministro de Educación Abraham Weintraub que estudia reducir la inversión en las Facultades Públicas de Filosofía y Sociología.

El pueblo brasilero está siendo atacado por el lado más conservador de su sociedad ya que Weintraub es un conocido activista contra la financiación de carreras humanísticas en las 60 universidades federales dejando ver solamente la parte tecnocrática sin tocar temas de fondo, como decía Joseph Campbell “Las computadoras son como los dioses del Antiguo Testamento; muchas reglas y ninguna misericordia”.

El pasado jueves el Ministro Weintraub en una transmisión en vivo de facebook desde la cuenta de Jair Bolsonaro, había planteado que una de las mejores soluciones para la crisis económica de Brasil sería invertir en carreras de grandes y de más fácil ingresos, despreciando las que son históricamente conocidas como las creadoras de grandes pensadores, intelectuales,  y revolucionarios.

En una nación gobernada por un sector de ultra derecha, es bastante amenazante esta discusión, mientras más ignorante es el pueblo, más manipulable se vuelve. La medida que se planteó ha causado una gran polémica y movilización en las redes sociales.

Sin embargo, Bolsonaro sostiene que “El objetivo es enfocarse en áreas que generen retorno inmediato al contribuyente, como: veterinaria, ingeniería y medicina”. En otras palabras, construir un país donde no existan pensadores sólo personas que quieran satisfacer sus necesidades con mucho dinero, pero por supuesto, ante todo la vida y familia.

En otro tuit el presidente de ultra derecha explica «La función del Gobierno es respetar el dinero del contribuyente, enseñando a los jóvenes a leer, escribir y hacer cuentas y después un oficio que genere renta para esa persona y bienestar para la familia, que mejore la sociedad de vuelta».

Por otro lado, los sindicalistas y las diferentes asociaciones de todo Brasil también se manifestaron. Algunos de ellos fueron el Frente Parlamentario por la Valorización de las Universidades Federales y el Observatorio del Conocimiento a través de una nota de prensa que expresa:

“No hay nación desarrollada en el mundo que no tenga una fuerte inversión en campos de estudio como los de la Filosofía y la Sociología. Al atacar a las humanidades, Bolsonaro acaba por condenarnos a la miseria, económica e intelectual, y nos relega a la oscuridad de la ignorancia.

Además, es un gran equívoco de Jair Bolsonaro responsabilizar a la juventud brasileña por la recesión económica que el país se encuentra, mientras su Gobierno no presenta ninguna propuesta concreta en este sentido”.

Recordemos que esta propuesta de descentralizar humanidades era una de las promesas de campaña de Bolsonaro, como también reducir las becas científicas destinadas a estas áreas. Para el Presidente, estás carreras no generan ingresos económicos ni un retorno suficiente a la sociedad.  

No es la primera vez que Bolsonaro atenta contra la educación brasileña, ya que el mandatario en el mes de marzo había anunciado que junto al Ministerio de Educación, el Ministerio de Justicia, la Policía Federal, abogados y la Contraloría General iniciarían una investigación sobre los recursos designados a los programas estudiantiles brasileños. ¿Será el fin de los jóvenes pensadores de Brasil? Recién lo sabremos en los primeros días de mayo cuando el Ministro de Educación presente sus objetivos en dos audiencias en el Congreso Nacional